Las distintas aplicaciones que el aire comprimido en Vizcaya ofrece a la industria tienen como característica común el proceso por el que el aire se comprime a la vez que la humedad se filtra.

La explicación obedece a las leyes físicas de los gases, considerando que una masa de aire está sometida a una presión superior a la atmosférica y cuyo resultado y usos pueden ser de diversa índole.

Los profesionales de aire comprimido en Vizcaya saben que el primer proceso requiere el tratamiento de eliminación de contaminantes, y de igual modo el vapor del agua condensada en el compresor.

Una vez realizado este paso, la utilización puede ser muy variada: arranque de motores aéreos, elevadores neumáticos, tornos dentales, maquinaria pesada o, en el caso que nos ocupa, la industria farmacéutica.

Aquí el entorno esterilizado es vital y el aire comprimido solo se acepta sin aceite. De no ser así, se podrían producir ceses de producción y hasta incluso costosas retiradas de productos.

Son cuatro los principales usos del aire comprimido en el ámbito farmacéutico:

- Como generador de nitrógeno.

- Para controlar equipos, como cilindros y válvulas de control.

- Limpieza, secado y manejo de materiales; se utiliza en contacto directo con los productos y con los sistemas de bombeo de fluidos, sin que por ello genere riesgo de explosión.

- Como generador de cortinas de aire, creando zonas limpias y seguras.

Como resultado final, la calidad del aire comprimido se define por su pureza (humedad y partículas), su presión, la temperatura y la lubricación.

Hay casos donde la filtración no es suficiente y para garantizar la absoluta ausencia de bacterias y microorganismos se esteriliza el aire, aplicándolo para presurizaciones de tanques de incubación o de maduración, elaboración de ingredientes farmacológicos o en procesos que requieran asepsia total.

En Calderas Munguia, S.L. podemos asesorarte. Consúltanos.